Limbo

 

Si bien hay buenos narradores que parecen escribir siempre la misma historia, Melania G. Mazzucco, una de las escritoras italianas más interesantes de la actualidad, hace todo lo contrario: explora en cada libro nuevos temas y los elabora de forma meditada y compleja. En uno de sus primeros éxitos, Ella, tan amada, evocaba de forma original la vida de Annemarie Schwarzenbach, una mujer poliédrica, de vida breve y singular, que se relacionó con la familia de Thomas Mann. En La larga espera del ángel centraba la novela en la vida del pintor Tintoretto, sin que se tratase en ningún caso de una biografía convencional. Un dia perfecto nos situaba en la actualidad, a través de todo un día en la Roma de Berlusconi y ha sido llevada al cine por el director Ferzan Ozpetek. En Vita incidía en la emigración italiana a los Estados Unidos, a principios del siglo XX.

No es habitual que un novelista se atreva con tantos temas y con épocas tan distintas. En Limbo Mazzucco regresa al presente y nos cuenta la historia de una mujer joven con vocación militar que se recupera de un gravísimo atentado sufrido en Afganistán, al lado de su familia y en su ciudad natal, Ladíspoli. Manuela Paris, la protagonista, suboficial del ejército, ha perdido en este atentado gente que estaba a su mando y se ha visto obligada a regresar al lugar de su infancia.

Las heridas sufridas son físicas pero también morales, se siente culpable por haber sobrevivido y también a causa de las limitaciones que el accidente va a imponerle respecto a su trabajo. Una parte del libro, escrito en primera persona, nos evoca esa guerra lejana y ese ejército, un mundo hostil y muy alejado culturalmente del de la protagonista, con el agravante de todo lo que puede suceder a una mujer en medio de un mundo de hombres. Otra parte de la novela está narrada en tercera persona y se centra en ese regreso al hogar, en el reencuentro con la familia y en la evocación de una niñez y de una adolescencia complicadas.

Manuela intenta recuperar la relación con los suyos mientras conoce por casualidad a un misterioso personaje, único huésped de un hotel que está enfrente de su casa familiar y con el cual establecerá una relación amorosa. La vida de ese personaje, narrada de forma epistolar en la última parte del libro, parece otra novela dentro de la novela, aunque el libro, como todos los de la escritora, está lleno de personajes que acompañan la trayectoria de la protagonista, sin que lo conviertan exactamente en un libro coral ya que existe un personaje principal evidente.

La novela está muy bien documentada respecto a la vida militar, un mundo que hoy no tiene la aureola mítica de otros tiempos, sino que incluso está visto con cierta prevención. No son frecuentes novelas actuales que nos cuenten  la vida cotidiana militar del presente, todavía menos en un contexto europeo y con una mujer protagonista. El libro juega con elementos épicos y románticos y ganó el premio Elsa Morante. Mazzucco ha conseguido ya diferentes galardones literarios de prestigio.

Quizás resulta algo forzada la introducción del personaje masculino y su relación amorosa con Manuela; es algo recurrente que en las obras de ficción se intenten solucionar problemas individuales con el encuentro casual de nuevos amores inesperados. Sin embargo el conjunto resulta creíble y añade al texto esperanza y optimismo a pesar de evidenciar que nos movemos en un mundo difícil, complicado y cruel, en el cual a veces incluso con las mejores intenciones se actúa de forma ambigua e inquietante.

 

Júlia Costa

@liujatasco

 

________

Limbo / Melania G. Mazzucco / Editorial Anagrama / 1ª edición, 2014 / Traducción de Xavier González Rovira / 496 páginas / ISBN 9788433978905

Anuncios