perico

 

Marcos Ordóñez recoge y amplía en este libro el material que publicó hace algún tiempo en un blog cultural en El País. Es una suerte que una editorial como Libros del Asteroide se haya interesado por esa historia de cine, la de Perico Vidal, todo un personaje poliédrico, inmenso, de esos que estaban en todas partes pero no solían salir en las fotos convencionales. Marcos Ordóñez nos ofrece esa historia como si estuviésemos escuchando al protagonista, en primera persona, como él mismo la recogió. En la segunda parte, más breve, hace lo mismo pero narrada por la hija de Vidal, Alana. No sé si Ordóñez ha reelaborado los materiales a su manera pero su estilo, personalísimo, aparentemente desordenado pero con una magia especial que se percibe en todo lo que escribe, resulta absolutamente perceptible.

El libro tiene más de doscientas páginas, habría podido tener muchas más y se termina con la esperanza de que algún día se amplíe con más datos, más anécdotas, más referencias a tantos personajes diversos que pulularon por el mundo personal y social de ese hombre que vivió tantas vidas, la mayoría de las cuales relacionadas con el mundo del cine. Del mundo del gran cine de una época gloriosa e irrepetible. La España franquista tenía muchos aspectos y pantallas. El mundo de Perico Vidal, con sus luces y sombras no dejaba de ser el mundo de los privilegiados para los cuales las limitaciones económicas y morales eran bastante relativas. Pero a ese mundo le debemos mucho ya que en la penumbra de la escasez el cine fue absolutamente necesario para sobrevivir y no sólo a través de las películas que veíamos en los cines de barrio sino también a través de esas vidas de famosos que salían en las revistas de las peluquerías modestas y que mostraban realidades lejanas que nos parecían imaginarias y lujos inalcanzables.

Es este un libro inclasificable. En gran parte es la biografía de Perico Vidal pero resulta una biografía tan alternativa que su contenido nos desborda. La vida del protagonista se nos explica a medias, con lagunas, fue una vida al límite, con épocas muy difíciles después del gran derroche vital en el que se movió, pero que incluso alcanzó una edad envidiable, ochenta y pocos años, cosa que facilitó el reencuentro con su hija después de superar un alcoholismo grave. En ese Big Time encontramos un montón de anécdotas evocadoras, desconocidas para la mayoría, que giran alrededor de actores de cine, directores, productores, vividores. Los famosos, incluso los famosos americanos, son como el resto de la gente, en el fondo. En medio de esas fiestas y esas filmaciones complicadas y esos iconos humanizados hay grandes dosis de banalidad pero también grandeza y profesionalidad, claro.

Confieso que me he leído el libro de un tirón y en un par de días. He sentido al terminarlo una nostalgia quizás parecida a la que sintió todo el equipo de rodaje al terminar aquel Doctor Zhivago que con los años ha ganado todavía más en belleza y calidad, ya que dicen que el tiempo es un buen crítico. Todavía no acabo de entender por qué se metieron de forma tan injusta con La hija de Ryan, otra muy buena historia que mejora con el tiempo dirigida también por Lean, uno de los grandes amigos de Vidal y en gran parte del libro un absoluto secundario de lujo. Lástima que la edición del libro no permita más fotos, incluso las pocas que hay son de una medida muy humilde. Es un libro que casi debe leerse delante de la pantallita del ordenador, para ir rememorando épocas y personajes, poniendo a todos ellos el rostro que tuvieron en los momentos que se nos describen.

Un libro imprescindible para todo el mundo, pero sobre todo para cinéfilos y mitómanos. Aunque quizás tengamos la mayoría algo de eso, como de poeta y de loco. El libro se pasea por ciudades y paisajes diversos de forma algo azarosa y desordenada. Hay muchos mundos en cualquier parte, en esa Barcelona y ese Madrid de la época, tan difíciles para tanta gente pero tan atractivos para esas minorías que vivían y trabajaban a su manera y sin demasiados problemas a pesar de la situación miserable, de la falta de libertad generalizada y de la pobreza de la gran mayoría.

En definitiva, una historia fascinante, la de un espíritu libre con recursos para serlo y que cayó en los lugares adecuados en los momentos precisos. Y que sin duda debía tener un carisma especial y unas cualidades evidentes cuando se interesaba por algo a fondo, además de un gran atractivo personal. Uno de los elementos esenciales en esa historia es la percepción del sentido del humor del protagonista, que suele ir bastante relacionado con la inteligencia y por ello los dogmáticos miopes lo tienen muy limitado o sencillamente, inexistente.

 

Júlia Costa

@liujatasco

 

_________

Big Time: la gran vida de Perico Vidal / Marcos Ordóñez / Libros del Asteroide / 1ª edición, 2014 / 272 páginas / ISBN 9788416213030

Anuncios