torrente5

 

Ha ocurrido lo que todos esperaban, que en su primer fin de semana la quinta entrega de Torrente arrasara en taquilla. De hecho, se ha convertido en el mejor estreno del año recaudando 3,7 millones de euros y llevando ante la gran pantalla a más de medio millón de espectadores en tres días.  El gran reto de Torrente ahora, después del estreno, es convertirse en la película más taquillera de la historia del cine español, título que ostenta ahora Ocho apellidos vascos, la comedia de Emilio Martínez Lázaro que recaudó más de 42 millones de euros, quitándole el trono a Lo imposible de Juan Antonio Bayona.

Aunque debo reconocer que después de aquella primera entrega de Torrente, no he vuelto a reír tanto con el personaje creado por Santiago Segura, el fin de semana del estreno me escapé al cine para ver esta nueva aventura que nos lleva al año 2018, cuando la Comunidad de Madrid ha decidido seguir adelante con sus planes de construir un gran casino después del pinchazo de Eurovegas. En ese futuro próximo el país ha cambiado: Cataluña ha logrado la independencia, han movido el Calderón, ha vuelto la peseta y la corrupción sigue creciendo a buen ritmo. Torrente decide entrar en el plan del americano que se encargó de diseñar el sistema de seguridad del casino (Alec Baldwin) para robar una millonada. Para ello, cuenta con la ayuda de su pandilla de siempre, los desastrosos Barragán y Cañita Brava, así como otros personajes nuevos que interpretan Jesulín de Ubrique, Fernando Esteso, Angy y Florentino Fernández, entre otros.

Torrente 5: Operación Eurovegas es, en esencia, más de lo mismo. Similares tipos de gag, algunos repetidos para deleite de los fieles de la saga, y más o menos el mismo argumento: Torrente y sus colegas planeando el gran golpe.  En ese sentido, Santiago Segura no engaña a nadie: sigue apostando por la fórmula que le funciona. Aunque esta quinta entrega mejora sensiblemente respecto a las anteriores, sigue estando lejos de la primera. De hecho, soy de los que piensan que el gran éxito de Segura fue haber presentado a su personaje con una gran primera parte. Algunos (quizá una minoría, quizá no) de los que seguimos yendo al cine a ver sus nuevas aventuras lo hacemos esperando esa película que sea tan divertida como la que estrenó en 1998. Claro que es normal pensar que la fórmula tarde o temprano se agotará y que incluir a gente del mundo del famoseo en el reparto no será siempre suficiente, porque es algo con lo que el espectador ya cuenta cuando va al cine.

No obstante, los números dan la razón a Santiago Segura y el éxito de taquilla del primer fin de semana de proyección augura una buena recaudación, aunque hay que tener en cuenta que tras el visionado de los seguidores más fieles de Torrente, llega el momento en que estos recomiendan a sus amigos (o no) ir a ver la película. Las siguientes semanas indicarán si Torrente sigue en plena forma o ya empieza a cansar.

 

Manel Haro

@manelhc

 

________

Tráiler

Anuncios