orange-is-the-new-black_9788434414983

 

Orange is the new black, creada por Jenji Kohan (Weeds) es uno de los éxitos televisivos estadounidenses recientes. Basada en hechos reales, la primera temporada contaba cómo Piper Chapman, una treintañera de clase acomodada, culta y a punto de casarse con su prometido Larry, se veía obligada a pasar un año en prisión por un delito de drogas que había cometido hacía más de una década  con su novia de entonces, Alex.

Aprovechando el tirón de la serie y ante el estreno de la esperada segunda temporada, se publica en español el libro que recoge el testimonio real de la protagonista: Orange is the new black: crónica de mi año en una prisión federal de mujeres (Ariel). Piper Kerman (en la serie cambian su apellido por Chapman) relata cómo fueron los 15 meses que cumplió condena y, sobre todo, cómo la experiencia le hizo madurar a pasos agigantados. Una evolución que en la serie  se aprecia más, ya que al principio conocemos a una Piper un tanto superficial y pizpireta  (que le dice a su prometido comentarios como estos:  “prométeme que no verás los nuevos capítulos de Mad Men hasta que yo salga”, “no puedo creer que cuando vuelva a ser libre probablemente ya habrá un nuevo modelo de Iphone”) pero que no tendrá más remedio que adaptarse a los cambios y aprender a valorarse, a defenderse y a hacerse respetar.

 

La serie es uno de los éxitos televisivos estadounidenses recientes
La serie es uno de los éxitos televisivos estadounidenses recientes

 

Del mismo modo, la serie profundiza en cada capítulo en la vida de una reclusa diferente, mientras que en la crónica la protagonista absoluta es Piper. Aún así, resulta interesante que ella misma nos confiese que muchos personajes están inspirados en compañeras que tuvo como  Yoga Janet, Crazy Eyes o Pennsatucky. Eso sí, llevados al extremo para que resulten más atractivos televisivamente hablando. Por ejemplo, en la vida real Piper  también se reencontró  en prisión con su ex novia Nora (que en la serie se llama Alex) pero, según confiesa, la mayoría de veces sentía ganas de estrangularla porque la culpaba de su situación. Sin embargo, en la adaptación televisiva han optado porque retomen su relación y así crear una nueva subtrama: ¿escogerá al paciente Larry o se decantará por la pasión que siente por Alex?

La serie, que podría definirse como una dramedia, cuenta con momentos bastante humorísticos, pero en su libro Kerman se decanta por una lectura más crítica que analiza el sistema penitenciario actual. Refleja la rutina diaria de las reclusas, así como los problemas más comunes a los que deben enfrentarse: la hora de la ducha, los guetos que se forman entre internas, los castigos injustos por partes de los guardias, la soledad, el aburrimiento, la culpabilidad o la carencia de determinados productos y la dificultad para conseguirlos, como cuando relata su primera visita al economato y confiesa que “quería con desesperación una radio portátil pequeña y barata con auriculares que vendían por 42,90$. La radio habría costado 7$ en la calle. Con lo baja que era la paga de los presos federales, de solo 0,14$ por hora, esa radio podía representar más de trescientas horas de trabajo”.

 

La autora Piper Kerman (de negro) con la actriz que la interpreta en la serie, Taylor Schilling (de blanco)
La autora Piper Kerman (de negro) con la actriz que la interpreta en la serie, Taylor Schilling (de blanco)

Kerman actualmente trabaja como consultora de comunicación para Spitfire Strategies, que asesora a ONG’s y fundaciones filantrópicas dedicadas a apoyar a mujeres reclusas.  En líneas generales, el libro resulta menos divertido y ameno que la serie, pero conserva la esencia que la ha hecho triunfar: un personaje carismático que tiene que pagar las consecuencias de un error del pasado y que debe enfrentarse a numerosos retos personales y sentimentales. Por suerte, un grupo de mujeres en su misma situación le ayudarán a sobrellevar tan pesada carga: “Me di cuenta de que no estaba sola en el mundo sobre todo gracias a las mujeres con las que viví más de un año, que me hicieron comprender por primera vez lo que compartía con ellas. Compartimos dormitorios superpoblados y falta de intimidad. Compartimos ocho números en lugar de nombres, ropa caqui, comida barata, artículos de higiene. Pero sobre todo compartimos una reserva inagotable de humor, creatividad en las circunstancias adversas y la voluntad de proteger y mantener nuestra propia humanidad, a pesar del imperativo del sistema penitenciario de aplastarla. No creo que ninguna de nosotras hubiera conseguido aprender estas técnicas de supervivencia sola”.

 

Patricia Tena

 

___________

Orange is the new black / Piper Kerman / Editorial Ariel / 1ª edición, 2014 / Traducción de Ana Herrera / 361 páginas / ISBN 9788434414983

Anuncios