C_ Hasta que volvamos a vernos.indd

 

Con Hasta que volvamos a vernos, el escritor estadounidense Jamie Ford sitúa su segunda novela en Seattle en 1934, en plena Gran Depresión. William es un niño de once años de origen chino internado en el orfanato del Sagrado Corazón desde hace cinco años. No ha vuelto a tener noticias de su madre, Liu Song, y no sabe si está viva o muerta. Pero un día que las monjas llevan a los niños al cine, William cree verla en la pantalla, convertida en Willow Frost, una gran estrella. Decidido a encontrarla y aclarar si de verdad es su madre, William escapa del orfanato junto a Charlotte, una niña ciega que es su mejor amiga.

El autor alterna los capítulos protagonizados por William en busca de su madre con flashbacks que narran la dramática historia de Liu Song, huérfana de padre y madre y convertida en cenicienta en manos de su padrastro y su primera esposa. Así, narra las circunstancias en que fue engendrado William y las dificultades contra las que Liu Song tuvo que luchar para poder conservar el niño a su lado, con los precarios ingresos que le dan los trabajos de actriz y cantante. A través de estos personajes y sus problemas, el autor reflexiona sobre la dureza de la vida en una ciudad industrial a caballo entre la epidemia de gripe de 1918 y la Gran Depresión, una época todavía más dura para los inmigrantes chinos que no tenían acceso a la sanidad, la educación y ciertos tipos de trabajos.

Uno de los principales problemas de esta novela es que los capítulos narrados desde el punto de vista de William niño no corresponden a cómo piensa o habla un niño de 12 años. El autor utiliza el mismo tipo de palabras, reflexiones y expresiones que cuando cuenta la historia de la madre. Por otra parte, Ford abusa del dramatismo hasta ahogar el lector entre madres abandonadas, niñas ciegas y huérfanas, padrastros malos, cenicientas… Salvo los protagonistas, el resto de personajes son estereotipos: las monjas, malas; los padrastros, malvados; el príncipe, azul que está a punto de rescatar a la cenicienta… Los recursos narrativos que despliega el autor son pobres y previsibles.

Las críticas estadounidenses destacan que se trata de una novela muy bien documentada a la hora de recrear la ciudad de Seattle en los años 20-30: locales de moda, calles, actores y actrices… Pero me temo que con ello no basta para atraer a los lectores de nuestro país.

 

Marta Planes

 

___________

Hasta que volvamos a vernos / Jamie Ford / Editorial Espasa / 1ª edición, 2014 / 400 páginas / ISBN 9788467041453

Anuncios