heridasabiertas

 

Gillian Flynn se dio a conocer a nivel mundial con su tercera novela (pero la primera publicada en España), Perdida (Mondadori en castellano y RBA en catalán), que narraba el empeño de un hombre en demostrar su inocencia tras la desaparición de su mujer. La adaptación cinematográfica se estrenará a finales de 2014 y está dirigida por David Fincher (El club de la lucha) y protagonizada por Ben Affleck (Argo). Tras el éxito del libro y a la espera de la publicación del próximo, se ha optado por recuperar su primera novela, Heridas abiertas.

Camille Parker es una periodista que acaba de salir del hospital psiquiátrico donde ha permanecido ingresada. Su jefe le pide que abandone temporalmente la redacción de Chicago y que viaje hasta su pueblo natal, Wind Gap, para cubrir la desaparición de dos niñas. Para la protagonista eso supone enfrentarse a sus propios demonios y reencontrarse con su neurótica y obsesiva madre, con la que apenas tiene contacto. Además, una vez allí iniciará una peculiar relación con su hermanastra adolescente. Mientras intenta averiguar qué ha ocurrido con las pequeñas, descubrirá que ni ese pueblecito sureño es tan idílico ni sus habitantes tan inocentes como parecen.

Tal y como sucedía en Perdida, la novela esconde tantos secretos y giros argumentales que resulta arriesgado dar demasiados detalles sin hacer que peligre el factor sorpresa. Si en su anterior libro la desaparición de una mujer servía para diseccionar el lado más terrorífico del matrimonio, ahora con Heridas abiertas reflexiona sobre la toxicidad de determinadas relaciones familiares. Y lo consigue gracias a un amplio elenco de personajes femeninos: desde los secundarios (que abarcan a las envidiosas y rencorosas ex compañeras de colegio o las cotillas amigas de su madre) hasta el trío protagonista: Camille, cuyas heridas y traumas iremos conociendo de forma dosificada a lo largo de la trama; Amma, la nada inocente hermanastra de 13 años; y Adora, la madre, una mujer que podría competir en el podio por el título a la peor progenitora con la Ama de las novelas de Dolores Redondo. Cuando ella sale en escena, su carácter macabro, obsesivo y asfixiante traspasa el papel, consiguiendo trasmitir al lector la sensación de que algo terrible va a suceder en cualquier momento.

Tanto Perdida como Heridas abiertas son dos thrillers psicológicos muy recomendables, que cuentan con unos personajes psicológicamente muy complejos, una sucesión constante de giros argumentales bien resueltos y un ritmo narrativo que mantiene en vilo al lector hasta la última página. Cuando uno cae en las garras literarias de Flynn, sólo puede pedir más. Así que, mientras esperamos su próximo libro, suplicamos a las editoriales que le publican en nuestro país que traduzcan lo antes posible su segunda novela, Dark places.

 

Patricia Tena

 

________

Heridas abiertas / Gillian Flynn / Mondadori / 1ª edición, 2014 / Trducción de Ana Alcaina / 320 páginas / ISBN 9788439728115

Ferides obertes / Gillian Flynn / RBA La Magrana / 1ª edición, 2014 / Traducción de Ferra Ràfols / 304 páginas / ISBN 9788482646725

Anuncios