crezco

 

No hace demasiado una amiga me habló de Crezco, el libro de un jovencísimo autor de diecinueve años (ahora ya tiene alguno más) que había publicado Blackie Books con bastante buena acogida entre los lectores. A priori, la novela no cuenta nada excepcional: típicas aventuras de adolescente, como el flirteo con las drogas, la inquietud sexual acelerada, las juergas con los amigos, el amor, el poco interés por los estudios y la vida disciplinada, la relación con la madre y su pareja… Una clásica novela generacional de esas que se han escrito a patadas y con las que siempre acabamos buscando similitudes con la que parece la novela madre: El guardián entre el centeno, de Salinger.

Sin embargo, que se hayan escrito muchas historias parecidas, no significa que hayamos perdido el interés por ellas. A fin de cuentas, todos hemos sido adolescentes y supongo que cuando las leemos en el fondo buscamos recordar nuestra juventud, aquellas etapas de experimentación, de descubrir sensaciones y sentimientos nuevos, de desconciertos y también de temores, muchos de ellos exagerados. El valor añadido (vamos a llamarlo así) que tiene la novela del joven Ben Brooks es que está escrita con un lenguaje actual, con el mayor desparpajo, mostrando el universo de la adolescencia sin florituras y, quizá lo más interesante, que no la escribe un autor de cuarenta y tantos años tirando de memoria, sino que se trata de un retrato hecho desde dentro, por alguien que conoce a la perfección lo que cuenta porque lo está viviendo en ese momento.

Con Crezco, el autor va al grano. No hay grandes reflexiones existenciales, ni los personajes son excesivamente complejos. No es esa la historia que nos quiere contar Ben Brooks, sino más bien compartir con nosotros un fragmento de la vida de un joven como él, un ejercicio literario que seguramente intentan miles de jóvenes que aspiran a convertirse en futuros escritores. Dicho de otro modo, no creo que la ambición de Brooks haya sido la de escribir una novela generacional, esa es una etiqueta que quizá le venga después, con el tiempo (aunque es difícil no colocársela de inmediato).

Crezco es una novela entretenida, desenfadada, escrita con ese descaro que recuerda a las películas de Larry Clark. Ben Brooks es todavía un autor joven, pero parece haber empezado por el camino correcto, ambicionando solo aquello que podía abarcar. Todo apunta a que si se lo propone, tiene el viento a favor para seguir construyendo una estimulante carrera literaria. Madurez no le falta.

 

Oriol Girona

 

_______

Crezco / Ben Brooks / Editorial Blackie Books / 1ª edición, 2011 / Traducción de Zulema Couso / 232 páginas / ISBN 978849387456

Anuncios