Giampaolo Morelli (Nápoles, 1974) es un reconocido actor, guionista y director italiano que publica su segunda novela, Siete horas para enamorarte / Set hores per enamorar-te (Roca Editorial en castellano y Columna en catalán). Paolo es un periodista de economía que en un mismo día se queda sin trabajo y sin prometida. Pronto consigue un puesto como redactor en una revista para hombres llamada Macho Man, donde le encargan una serie de reportajes sobre un curso profesional para que los hombres aprendan a ligar. Valeria, la encantadora profesora, asegura que sólo hacen falta siete horas para conquistar a alguien. Pero Paolo no quiere conocer a ninguna mujer, quiere reconquistar a la suya. ¿Servirán las mismas técnicas? ¿Sigue enamorado de ella o sólo del recuerdo de lo que fueron?

 

fsfsdfsdfsdf
El autor es un reconocido actor, guionista de cine y director italiano / Foto: Patricia Tena

 

“Las técnicas para ligar sirven sólo para dar el coraje suficiente para conocer a una mujer, no para enamorarla” 

 

Patricia Tena. Barcelona

¿Por qué decidió escribir una comedia romántica que enseña a los hombres trucos para ligar?

El origen se remonta a hace algo más de un año. En mi cabeza no paraba de darle vueltas a una pregunta: ¿qué es lo que realmente atrae a una mujer? Así que empecé a investigar, primero preguntándoselo directamente a las mujeres, pero ellas nunca me dieron una respuesta concreta. Después, casi por casualidad, me topé con este mundillo de profesionales del ligue. Y confieso que, aunque me producían mucha curiosidad, era totalmente escéptico: me parecía un mundo de personas absurdas.

¿Cambió su opinión después?

Sí. Ellos son seductores profesionales que se comunican a través de las redes sociales e intercambian opiniones y técnicas sobre cómo seducir a las mujeres. Contacté con ellos, les entrevisté y les seguí de cerca con una cámara durante casi un año. Al acabar, descubrí dos cosas: una, hay muchos hombres inteligentes y capacitados para ligar que no lo hacen porque sienten un miedo atroz a relacionarse con las mujeres; y dos, las técnicas que me enseñaron y que describo en el libro  ¡funcionan!

Cuesta creerlo…

La técnica sólo sirve para dar el coraje necesario para acercarse a una mujer y conocerla. Según estos seductores bastan siete horas (no en un mismo día, sino en total) para seducir a cualquier mujer.

Sí, pero en el libro se habla de siete horas para llevar a una mujer a la cama pero su título alude a algo más serio.

La técnica da la oportunidad, pero enamorar a alguien es otra cosa distinta. Es una magia, un hechizo que pasa con menos frecuencia y que, por eso, resulta más especial.

En pleno siglo XXI, parece ilógico que aún nos tengan que enseñar a seducir, ¿no cree?

Creo que es porque los roles han cambiado. La mujer está emancipada y los hombres tienen más miedo. Además, paradójicamente ellas siguen esperando que ellos den el primer paso, ¡pero es que ellos están atemorizados ante este nuevo modelo de mujer!

En el libro comenta que el flechazo es distinto entre hombres y mujeres.

Por lo que he comprobado, en general siguen vigentes los mismos roles de antes: los hombres primero se fijan en el físico mientras que las mujeres buscan, aunque sea inconscientemente, que el hombre les ofrezca protección y poder social. No es machismo, es que estamos hechos de otra manera.

Valeria recomienda a los alumnos que aprovechen cualquier situación para conocer a una mujer. Pero Paolo quiere poner en práctica lo aprendido con su ex.  ¿Por qué?

Sí. Paolo vive al margen de esta experiencia un crecimiento personal. Muchas veces nos empeñamos en que las cosas vayan bien y que funcionen, aunque sabemos que es imposible. Más que nada es una fijación que tenemos en la cabeza, una idealización, no algo real.

¿Entonces es más fácil conquistar a una persona o reconquistarla?

Absolutamente. En el libro se dice que es mucho más difícil reconquistar a una persona porque tienes que cambiar, convertirte en una persona nueva. Tienes que convencerle de que eres otro, sino no te darán la oportunidad siquiera. Si las cosas no funcionaron y no ha habido cambio, no volverán a funcionar.

Entonces, si ahora se reencontrara con esa Carolina de 4B, a quien le dedica el libro, ¿cree que por fin le miraría?

Hombre, ¡quiero creer que sí! Si no, me dejaría muy mal, ¿no?

 

_______

Las portadas

siete

Anuncios