The-Client-List-2010

 

El canal estadouniense Lifetime ha estrenado la segunda temporada de The client list. La serie se basa en una tv movie de la misma cadena que narra la historia real de una mujer que, para sacar adelante a su familia, ofrece servicios extras en el centro de masajes en el que trabaja. El filme estaba protagonizado por Jennifer Love Hewitt (Entre fantasmas) y ella misma es quien, un par de años después, interpreta el mismo papel ampliado y con más matices. Además de ella, también repiten otros actores como Cybill Shepherd (Luz de Luna) en el papel de su divertida madre.

La primera temporada de la serie, compuesta por diez capítulos, explicaba cómo Riley es abandonada de la noche a la mañana por su marido, dejándola con dos niños pequeños , una hipoteca y muchas deudas por pagar. Temiendo por su estabilidad, decide aceptar un trabajo en un spa en un pueblo cercano al suyo. Sin embargo, en su primer día se dará cuenta de que las masajistas ofrecen una serie de extras a determinados clientes: cumplen ciertas fantasías sexuales, les hacen striptease y les acaban ofreciendo lo que vulgarmente se conoce como un final feliz.

The client list está pensada para el completo lucimiento de la actriz Jennifer Love Hewitt, quien es la protagonista absoluta de la historia dejando prácticamente de lado a los actores secundarios y sus respectivas subtramas. La serie, aunque resulta entretenida,  tiene un gran problema de fondo y es que es muy desconcertante. Riley, que es una ama de casa que vive en un pueblo muy conservador, acepta los servicios extras que le proponen en su trabajo prácticamente sin cuestionarlo. Su dilema moral dura menos de cinco minutos. ¿Por qué acepta tan rápido sin buscar alternativas como pedir trabajo en la peluquería de su madre por ejemplo? Otro hándicap es que, a pesar de que se trata de un tema peliagudo como la prostitución,  se disfraza bajo una nube de color rosa: nunca se ven escenas explícitas (sólo algún posado con lencería), los clientes les cuentan sus problemas amorosos y ella no duda en ayudarles (¡incluso habla con alguna de las mujeres de ellos!) y, casualmente, los clientes que buscan un simple masaje tradicional son feos y viejos y los de la lista vip parecen sacados de un catálogo de modelos.

Esta segunda temporada, que al parecer constará de 15 episodios, retoma la sorpresa final de la primera temporada; es decir, la reaparición del marido, Kyle. Su regreso perturbará la paz de Riley, quien había iniciado una nueva relación amorosa y, al mismo tiempo, avivará su miedo a ser descubierta, tanto por su familia como por la policía. Este primer capítulo se ha centrado precisamente en los problemas de Kyle con la justicia y en cómo su mujer, a pesar de estar dolida, decide ayudarle.  Precisamente el hecho de que tenga que pagar una fianza y contratar a un buen abogado hará que se cuestione si necesita asumir más responsabilidades en el spa The Rub. De este primer capítulo poco más se puede decir, ha resultado algo descafeinado y sin demasiado interés. Se intuye que los próximos episodios se centrarán en descubrir qué hizo Kyle durante su año de ausencia y el triángulo amoroso entre él, su mujer y su nuevo  novio.

El mensaje que pretende trasmitir The client list es que una mujer haría cualquier cosa por mantener a su familia a salvo, pero sus propias contradicciones le restan credibilidad. La idea de ampliar una película ya parecía algo descabellada, pero quizá hubiera funcionado como una miniserie de una única temporada. Visto lo visto, parece que esta segunda temporada ofrecerá una sucesión de situaciones tópicas que rozarán lo ridículo, que resultarán cansinas y que harán que no merezca, ni siquiera, la etiqueta de guilty pleasure.

 

Patricia Tena

_________

Tráiler

Anuncios