Dicen los entendidos en esto del arte culinario que la buena mermelada es la que se guarda en el frasco pequeño. También las añadas con poca producción suelen dar vinos excelentes. Dudo que estos dos ejemplos se puedan extrapolar al campo literario, pero lo cierto es que acaban de publicarse –en un solo volumen- dos pequeñas joyas literarias que tal vez podrían hacer bueno el símil culinario.

El responsable de los textos es Patrick Modiano (Boulogne-Billancourt, 1945), que es uno de los grandes nombres de la literatura francesa contemporánea y uno de esos diez escritores de la segunda mitad del siglo XX que sin duda incluiría en el improbable caso de que alguien me encomendase alguna vez hacer un canon. Advierto ya desde el principio que Modiano es de esos escritores por los que o sientes una pasión de hooligan o bien te aburren profundamente. No hay término medio. Y aquí un servidor se encuentra en la primera categoría. Conviene dejarlo claro porque la objetividad del periodista no existe, en todo caso la honradez (y aquí dejamos el debate).

Si el responsable de Flores de primavera y de Perro de primavera es Modiano, la editorial que los ha publicado en una muy buena edición es El Aleph, en su colección Modernos y clásicos y en traducción de Gabriel Ormaechea. Creo que ha sido un acierto publicar estos dos títulos (el primero de 1990, el segundo de 1993) en un solo volumen, puesto que las dos obras respiran el mismo aroma –que por otra parte impregna toda la obra del escritor francés-: la ciudad de París y la indagación sobre la memoria.

Modiano es un maestro en esta complicada distancia intermedia que es la nouvelle, en la que hay que ser muy docto para no cometer errores. El género, que parece que últimamente está empezando a calar en la producción editorial propia tanto en castellano como en catalán, tiene en Modiano a uno de sus mayores autores, aunque la traducción y recepción del mismo ha sido desigual (ciertamente en los últimos años parece que se le esté prestando una mejor atención).

Modiano es uno de los grandes cronistas de París y si bien en esta ocasión en los dos libros la época de la ocupación no aparece tan marcada, siempre va resonando un eco. En Flores de ruina el narrador se pasea desde el presente –un presente cercano al momento de la escritura- por sus recuerdos de los años sesenta y se encuentra con el pasado de 1933 en el que un matrimonio joven se suicida. Intercalando los dos períodos históricos vamos avanzando por la obsesión por la verdad del narrador, que nos irá acompañando poco a poco a lo largo de la narración. En Perro de primavera son los personajes secundarios los que abren los interrogantes sobre el París ocupado cuando el narrador recuerda también los años sesenta y su relación con un fotógrafo –Francis Cansen, amigo ficcional de Capa-, pero predomina el retrato de los tardo-sesentas en los que se empezaba a forjar el escritor (puesto que el narrador en los dos relatos no es más que el propio Modiano).

Sea como sea, en el estilo fragmentado de Modiano, en sus capítulos cortos, en sus saltos temporales que necesitan de la atención del lector, en su vocación de descubridor de París, lo que tenemos es una gran colección de retratos de soledades humanas, de caracteres y tipos anodinos que se pierden en una gran ciudad y a los que el escritor saca del olvido de forma maravillosa. Y por en medio esa poesía a veces oscura que siempre rezuman los libros del escritor francés: “algunas ventanas iluminadas en las fachadas de los edificios, eran como lamparillas que se hubiesen dejado encendidas desde hace treinta años en pisos vacíos”.

En definitiva, un muy buen volumen, con dos piezas breves que demuestran que en esta ocasión se cumple aquello de qué los mejores perfumes se alojan en frascos pequeños, igual que los venenos. Si os pica la serpiente Modiano no tendréis antídoto para la fascinación que provoca su mirada sobre el tiempo.

 

Sebastià Bennasar

 

_______

Flores de ruina. Perro de primavera / Patrick Modiano / El Aleph Editores / 1ª edición, octubre de 2012 / Traducción de Gabriel Hormaechea Arenaza / 188 páginas / ISBN 9788415325451

Anuncios