El divertidísimo y gamberro escritor Martín Piñol y el ilustrador Votric son los creadores de una serie de libros de lo más espeluznante, culinaria y disparatada: “La cocina de los monstruos”. Se trata de una serie de libros dirigidos a  lectores a partir de 8 años, aunque lo cierto es que cualquier humano, zombi, bruja o ser sobrenatural puede disfrutar de estas historias llenas de ingenio. El protagonista es Bermúdez, el cocinero de un colegio al que todos temen por su mal carácter. Un día, sin quererlo, llena la ciudad de zombies debido a una sopa en mal estado que ha servido en el menú. Pero él, que también ha probado su plato, decide aprovechar la situación e inventar nuevas recetas con las que deleitar a estos nuevos clientes y, cómo no podía ser de otra forma, estos platos son de lo más asquerosos y apestosos que uno podría imaginar. En sus aventuras, le acompañan su rata Estiércol, que cuenta con increíbles habilidades ninja; Pablo, el empollón del colegio; Natalia, una chica dispuesta a todo por ayudar a sus amigos; y Zombete, el eterno repetidor de clase algo bruto.

Los libros aseguran un buen rato de lectura, risas, alguna que otra mueca de asco, situaciones surrealistas en las que los personajes lucharán contra enormes y peligrosos monstruos y, por qué no, también hará que los más pequeños sientan curiosidad por el mundo de la cocina. Además, al final de cada historia se incluye un apartado de extras en los aparecen recetas apestosas, tests de personalidad, consejos para confeccionar disfraces espeluznantes y originales sin gastar mucho dinero, fichas para completar un peculiar juego de mesa y varios chistes.

 

 

Hasta la fecha, la serie “La cocina de los monstruos” está compuesta por estos libros:

Macarrones con zombi: El inicio de todo el lío: cómo el cocinero de un colegio acaba llenando la ciudad de muertos vivientes. Por suerte, intentarán ayudarle su rata y los empollones de la escuela. ¿Lo conseguirán?

Tallarines de momia: Como no podía ser de otra forma, sólo al chef Bermúdez se le ocurre, después de visitar el Museo Egipcio, crear un plato a partir de las vendas de una momia. No parece demasiado difícil, pero para conseguirlo, primero tendrá que robar alguna…

Hamburguesas de hombre lobo: Un misterioso hombre lobo decide liberar a los lobos del zoo de la ciudad, poniendo en peligro a toda la población. Sí, nuevamente el chef Zombi ha tenido mucho que ver, así que se las tendrá que ingeniar para arreglarlo antes de que sea luna llena y todo se desmadre.

Gazpacho de vampiro: En el colegio se rueda una película de vampiros. Pablo es el protagonista y Zombete está obsesionado con ser actor también. Pero entre el atrezo, un verdadero vampiro les observa muy atentamente.

Kraken a la romana: Con motivo del centenario del hundimiento del Titanic, los protagonistas reciben unas invitaciones para realizar un crucero que repetirá la misma ruta que el famoso transatlántico. Durante el viaje descubrirán que cuando se produjo el fatídico choque contra el iceberg, se liberó a un kraken prehistórico con muy malas pulgas.

Pastel de bruja: El Chef Zombi y sus ya inseparables compañeros tendrán que detener a unas brujas que se disfrazan de mujeres de la limpieza en la escuela y que  poco tienen que ver con las de los cuentos de hadas; las de aquí no tienen verrugas, sino que son preciosas e irresistibles… aunque sus intenciones no son nada buenas.

Chuletas de dragón: Cuando está a punto de celebrarse la final de un importante campeonato de fútbol, el equipo de Saint Grimor debe sustituir a sus jugadores profesionales. El Chef Zombi se convierte en el nuevo entrenador del equipo y tendrá que conseguir que sus amigos marquen algún gol. Ah, y por si fuera poco,  al mismo tiempo, deben luchar contra un dragón milenario. Casi nada.

Helado de Yeti: Nuestros amigos viajan hasta el Himalaya para encontrar al Abominable Hombre de las Nieves, es decir, al Yeti. Las aventuras, los monstruos peludos y los misterios están asegurados en esta nueva entrega.

 

Patricia Tena

 

Anuncios