Philippe Claudel mejora con cada novela. Lo descubrí con El informe de Brodeck (Salamandra en castellano y La Magrana en catalán) y acabó por convencerme con La nieta del señor Linh (en las mismas editoriales). Me quedaba la primera de sus novelas, Almas grises, título que publicó en Francia en 2003. Una vez leídas las tres, llego a la conclusión que, como autor, Claudel ha madurado considerablemente. 

Almas grises es, bajo mi punto de vista, la novela menos ambiciosa de las tres. En todas ellas se siente ese ambiente gris, de personajes derrotados que no parecen dominar del todo sus propias vidas. Aquí, sin embargo, no veo la profundidad ni la complejidad humana que encuentro en las otras dos novelas. No es que no la haya, sino que ese devastado mundo interior de los personajes se nos presenta desde el principio, de una forma más transparente y clara que en los otros libros, aunque quizá la razón sea que una vez dentro del universo literario de Claudel, es fácil saber por dónde nos va a llevar el autor y todo dependerá de cuál de las tres novelas leamos primero.

En Almas grises, tenemos a un personaje que, a medida que avanza la lectura, nos va dando muestras de sus angustias. Vive en un pueblo de Francia, marcado por los últimos estertores de la Primera Guerra Mundial. Allí hallan el cadáver de Belle, la hija pequeña del tabernero, cerca de donde vive el fiscal Destinat. El narrador, que nos explica los hechos varios años después, habla con cierta impotencia y resignación porque el caso no quedó cerrado de forma justa. El fiscal no parecía tener buena relación con el juez que llevaba el caso, Mierck, pero por mucha enemistad que haya, entre profesionales del mismo sector impera el respecto y cierta complicidad.

El narrador, que participó en la investigación del crimen, mantiene también su propia lucha: no ha superado la muerte de su esposa Cleménce. A partir de estas premisas, lo que la novela nos ofrece es un retrato de esas ‘almas grises’ que ha dejado la guerra y una consiguiente doble moral. Claudel escribió una novela emotiva pero sin que ésta contenga las alusiones y metáforas tan perfectas que sí hay en El informe de Brodeck. El lector que llegue a Claudel por primera vez a través de Almas grises, probablemente quedará más satisfecho que si lo hace después de haber leído las dos novelas posteriores, lo cual significa, ya lo decía, que el autor francés va mejorando con el tiempo.

 

Oriol Girona

 

_______

Almas grises / Philippe Claudel / Editorial Salamandra / 1ª edición en nueva colección, 2010 / 220 páginas / ISBN 9788498383355

Les ànimes grises / Philippe Claudel / Editorial La Magrana / 1ª edición, 2010 / 207 páginas / ISBN 9788482641454

Anuncios