'The new normal' puede triunfar, pero 'Animal practice' parece condenada a una cancelación temprana

 

No es un secreto que el canal estadounidense NBC está viviendo uno de los peores momentos de su historia. Lejos ha quedado su época dorada en la que triunfó con grandes series (en cuanto a audiencia, no necesariamente calidad) como Friends, Héroes, Alf o Will & Grace, y el canal del pavo real ahora vive básicamente de retransmisiones de partidos de béisbol y otros eventos importantes. Aun así, la NBC no se rinde y cada año continua apostando grandes sumas de dinero en el estreno de nuevas series de televisión, en especial comedias, intentando recuperar esa hegemonía que perdió cuando se le adelantaron otros canales estrella como ABC (Mujeres desesperadas o Modern family), Fox (House o Glee) o incluso The CW (Crónicas vampíricas o Gossip girl). Pero la NBC no levanta cabeza y anualmente se ve obligada a cancelar la mayor parte de sus nuevas propuestas para evitar así la ruina absoluta. Este año, el canal americano nos trae varias series nuevas como Revolution, de J. J. Abrams, creador de Lost (Perdidos) y las dos comedias de las que quiero hablaros hoy, cuyos pilotos ya han sido filtrados por la propia NBC: Animal practice y The new normal.

La primera de ellas nos traslada a la clínica veterinaria Crane, donde se nos presenta al doctor George Coleman (Justin Kirk, Weeds), una especie de House del mundo de los animales, que tiene un trato bastante duro con sus clientes y que trabaja, junto a sus raros compañeros, de una forma un tanto extraña. Cuando su ex novia, Dorothy (JoAnna Garcia, Royal pains), hereda el hospital, las cosas empezarán a cambiar en el Crane, o quizás en la vida de ambos protagonistas.

The new normal, por su lado, ya se ha convertido en una serie polémica incluso antes de su estreno oficial. Creada por Ryan Murphy, responsable de Glee o American Horror Story, su argumento es bastante básico, pues explica la historia de una pareja gay (Andrew Rannells y Justin Bartha) que deciden tener un hijo y, para ello, trasladan a vivir a su casa a Goldie, la madre de alquiler, y a su hija pequeña. Completa el elenco Ellen Barkin (Miedo y asco en Las Vegas), que interpreta a la abuela de Goldie, un personaje francamente divertido. Y es debido a las ofensivas frases que el personaje de Barkin suelta por su boca, y al hecho de tratar el tema (vergonzosamente) tabú del matrimonio y la paternidad de una pareja homosexual, que ya ha sido muy criticada en Estados Unidos e incluso prohibida su emisión en Utah.

Ambas series son bastante entretenidas. Como punto fuerte de Animal practice, la presencia del mono del doctor Coleman, el doctor Rizzo, con su propia bata y muy inteligente, hace que se te dibuje una sonrisa en más de una ocasión, algo que pocas veces la serie consigue por sí sola. En cambio, en The new normal tengo que admitir que reí bastante con el personaje de Ellen Barkin y algún que otro secundario, haciéndome disfrutar de lo lindo en los veinte minutos que dura su episodio piloto, que pasó volando. A pesar de estar plagada de clichés, creo que la segunda es una serie con un gran potencial y puede conseguir el éxito que la NBC necesita con desesperación; en cambio, Animal practice es muy probable que obtenga una cancelación temprana, desgraciadamente. Aun así, todo aquel que disfrute con las sitcoms (comedias de situación) y con el humor fácil, sin querer ir más allá, debería darle una oportunidad a estos dos estrenos de la temporada 2012-2013 por si acaso nos sorprenden y obtienen una segunda temporada. Para aquellos que sólo deseen ver una, The new normal es mi recomendación; Animal practice sólo vedla si estáis muy pero que muy aburridos.

 

Joanma Tena

 

_______

Tráiler de ‘Animal practice’

 

_______

Tráiler de ‘The new normal’

Anuncios