'Coma' está basada en la novela homónima de Robin Cook

 

El pasado agosto, una terrible noticia sorprendió a seriéfilos y cinéfilos: Tony Scott, hermano del famoso director Ridley Scott (Alien, Gladiator), se había suicidado lanzándose desde un puente de Los Ángeles. El cineasta, que siempre ha vivido a la sombra de su hermano, mucho más conocido que él, se encontraba en fase de postproducción de dos series junto a Ridley: Un mundo sin fin, secuela de Los pilares de la tierra, que también produjeron ambos, y Coma, miniserie de cuatro episodios de cuarenta minutos que se ha emitido ya en Estados Unidos en el canal A&E y, en España, en Calle 13.

Coma está basada en la novela homónima de Robin Cook, que ya fue llevada al cine en 1978 por Michael Crichton, escritor, guionista y director, autor de Jurassic Park. Coma nos lleva al hospital Peachtree Memorial, donde Susan Wheeler, una alumna de Medicina en prácticas y nieta de un famosísimo y difunto cirujano, empezará a investigar antiguos casos en el Memorial debido a una enorme oleada de comas en pacientes aparentemente sanos, descubriendo así que todos los comatosos están siendo trasladados al hospital Jefferson, donde nadie puede entrar sin una visita organizada. Las sospechas de Susan la llevarán a destapar secretos sobre su abuelo, el Jefferson y el Memorial, secretos que desde el primer momento amenazarán con acabar con su vida y la de los de su alrededor.

Se trata de una miniserie entretenida que te mantiene en vilo hasta llegar a un desenlace que es, a mi parecer, y desconozco si fiel al libro, un poco precipitado. El papel de Susan Wheeler, interpretado por Lauren Ambrose, la hija de la familia Fisher en A dos metros bajo tierra, está muy bien interpretado, evolucionando mucho mentalmente desde el principio hasta el final, y además es un placer volver a ver a la pelirroja en la televisión, pues, a excepción de Torchwood: Miracle Day, pocas veces más se la había vuelto a ver en la pequeña pantalla. Coma también cuenta con la presencia de otra gran actriz, Geena Davis (Thelma y Louise), que interpreta a la doctora Agnetta Lindquist, obsesionada con descubrir la forma de prevenir el alzheimer.

En definitiva, llevando ya todas las de ganar por varios factores como son el basarse en un libro del aclamado autor Robin Cook, combinar tema médico con misterio y estrenarse tras la muerte de uno de sus productores, la primera de las dos miniseries póstumas de Tony Scott se lleva un notable y allana muy bien el camino para que sus seguidores se unan a la esperadísima Un mundo sin fin, que en Estados Unidos se acaba de estrenar.

 

Joanma Tena

 

_______

Tráiler

Anuncios