Esta especie de género literario híbrido, que se mueve entre la realidad y la ficción, que mezcla hechos reales y personajes históricos con la fantasía del escritor o escritora, se presentó como novedad con el éxito de Soldados de Salamina, de Javier Cercas. Sin embargo este género es ya antiguo y podríamos encontrar muchos ejemplos que juegan con esta ambigüedad entre lo real y lo supuesto.

A este género intermedio entre Historia y ficción pertenece el libro de Clara Usón, que reflexiona y fabula sobre el suicidio de la joven hija de Mlàdic, Ana. Los hechos van inevitablemente ligados a la guerra en la antigua Yugoslavia, unos hechos dramáticos, inesperados y ante los cuales Europa no supo reaccionar, aunque todo aquello no ha servido todavía para reflexionar a nivel europeo en cuestiones como la defensa o el valor y necesidad de las fuerzas internacionales.

Clara Usón ha escrito un buen libro, parece que bien documentado, con referencias literarias y evocaciones de pasados más remotos. Sin embargo no soy capaz de valorar estas cuestiones y a veces incluso pienso que este tipo de libros precisarían, como las construcciones antiguas reconstruidas, de algún tipo de señal que nos diese pistas para poder separar lo real de lo ficticio.

A una novela, incluso a una novela histórica, hay que pedirle, creo, más literatura que Historia. Cuando los protagonistas son cercanos generacionalmente a nosotros la cuestión se complica todavía más, lo mismo que en esas películas que nos muestran actores interpretando personajes que recordamos a la perfección. La hija del este es un libro extenso, atrevido y arriesgado, que debería hacernos reflexionar sobre los nacionalismos, la facilidad con que se dogmatiza a los jóvenes, los tópicos ligados al pasado, el peligro a la hora de avivar hogueras que creíamos apagadas y olvidadas. También es un libro interesante a la hora de incidir en las difíciles relaciones de esos hijos de padres culpables, cuyas culpas han sido reconocidas y comprobadas a nivel internacional. Las guerras no son inocentes para casi nadie, resulta difícil pensar que alguien pueda pasar por una, todavía más si es civil, sin quedar contaminado o corrompido, lo sabemos muy bien en España, por cierto, aunque a menudo se quiera maquillar el ayer o decidamos conscientemente no querer saber más de lo necesario, sobre todo de nuestras propias familias.

La hija del este puede resultar muy útil a las generaciones que no vivieron esa guerra por televisión, que no sufrieron ante la inoperancia de la comunidad internacional. Clara Usón ha efectuado un gran esfuerzo narrativo y en ocasiones tiene dificultades para mantener una cierta distancia literaria con los hechos y los personajes. Sin embargo, algo falla en esa historia compleja y creo que es debido a la dificultad a la hora de armonizar la ficción, la realidad, la denuncia, la reflexión. No es fácil y pocos autores lo han conseguido de forma a la vez profunda y verosímil. Un exceso de ambición y de extensión perjudica en cierta manera el conjunto aunque puede que esa sea una opinión personal ligada a la prevención con la cual acojo a menudo los libros en los cuales se hace pensar o hablar a personajes reales, a través de la voz y de las ideas de los autores.

 

     Julia Costa i Coderch

 

_______

La hija del Este / Clara Usón / Editorial Seix Barral / 1ª edición, 2011 / 400 páginas / ISBN 9788432214141

Anuncios