Algunos de los personajes de la serie

 

Finalizó en Estados Unidos la segunda temporada de la única serie de la que todo el mundo, la haya visto o no, ha oído hablar: Juego de tronos. Su prestigio, así como la incondicionalidad de sus fans, la han convertido ya en una leyenda con sólo veinte episodios emitidos, comparando su éxito mediático con series ya finalizadas como Lost (“Perdidos”). De hecho, el último episodio de esta temporada marcó récord de audiencia en toda la historia del show, que no sólo ha sabido mantener su nivel durante dos años sino que incluso se ha superado a sí misma, algo que parecía imposible de conseguir.

Como todo buen seriéfilo sabe, la serie de HBO se basa en la saga literaria Canción de hielo y fuego de George R. R. Martin, cuyo segundo libro, Choque de reyes, es adaptado en esta segunda temporada. Tras la muerte de Ned Stark, la vida sigue y la lucha por el Trono de Hierro continúa en Poniente y más allá. En esta segunda tanda de diez episodios, al igual que la primera, retomamos las historias de todos los apasionantes personajes que ya nos presentaron en la primera temporada. De esta forma, Robb Stark continúa liderando su ejército de norteños declarándose “Rey en el Norte”; Jon Snow viaja más allá del Muro junto a sus compañeros de la Guardia de la Noche; Sansa debe aprender a vivir en Desembarco del Rey junto a los asesinos de su padre: el joven y sádico rey Joffrey y su madre, la calculadora reina Cersei; Arya viaja hacia el Muro con un grupo de forajidos haciéndose pasar por un niño para evitar ser capturada por los Lannister; Tyrion, el enano que ya se ha convertido en el personaje más querido de la serie, ejerce de Mano del Rey para intentar calmar un poco las cosas en Desembarco del Rey, donde nadie está realmente contento con el malvado rey Joffrey y, finalmente, Daenerys de la Tormenta, tras haber renacido de entre las cenizas junto a tres dragones, los únicos existentes en el mundo, continúa recorriendo las tierras de más allá del Mar Angosto para intentar conseguir una forma de volver a su tierra natal, Poniente, y así reclamar el trono que por nacimiento le pertenece.

Pero es justo en este punto en el que todos creíamos que teníamos la compleja historia y la gran cantidad de personajes cogidos por la mano cuando Juego de tronos nos complica las cosas y las pone aun más interesantes. Se nos introducen nuevos personajes, como Stannis Baratheon, quien se cree con el derecho a sentarse en el Trono de Hierro por el hecho de ser el hermano del difunto rey Robert y a quien no le importa cuántas vidas tenga que llevarse por delante en el intento. También conocemos a Melisandre, una especie de bruja pelirroja que siempre lo acompaña, en quien desconfiaremos desde el minuto cero y con razón, así como también a Davos, el Caballero de la Cebolla, mano derecha de Stannis y el único personaje nuevo con un poco de cordura. Además, vemos por primera vez las Islas de Hierro, donde nació Theon Greyjoy, hasta ahora un personaje bastante secundario en la serie, antes de vivir con los Stark, y vemos cómo su orgullo, que ya parecía dañado en la primera temporada, le lleva a cometer auténticas locuras.

Los efectos especiales en esta temporada han sido muchísimo mejores que en la primera tanda de episodios, ya que la magia empieza a tomar un papel mucho mayor en la serie, así como los dragones y también los lobos huargos de los Stark que, a partir de ahora, siempre estarán hechos por ordenador debido a su grandísimo tamaño según sus descripciones en los libros. Además, el noveno episodio de esta temporada, titulado Blackwater, escrito por Martin, el autor de los libros, se centra completamente en una batalla llena de fuego, recreada con un nivel increíble a la altura de las mejores películas de Hollywood, y no olvidemos que se trata de una serie, cuyo presupuesto es muchísimo menor que el de un film.

Pero el verdadero mérito de Juego de tronos no son los efectos o el guión, ya que se basa en unos libros que ya de por sí son brillantes. Lo que todos debemos reconocerle a esta serie es su inmejorable cast. Los personajes de Canción de hielo y fuego no son nada planos y evolucionan a pasos agigantados, en especial los más pequeños, y los actores escogidos para esta adaptación son tan increíblemente buenos que incluso algunos, como Arya, Tyrion o Joffrey, mejoran a sus originales literarios y protagonizan los mejores momentos de esta segunda temporada justo cuando muchos podían pensar que, sin Sean Bean, protagonista absoluto de la primera tanda, la serie no podría mantener su nivel. Pero sí, y se ha ido superando semana a semana.

Finalmente, cabe destacar también que en estos diez últimos episodios la fidelidad al libro ha empezado a ser un poco más libre, en especial al final, pero, todo hay que decirlo, Choque de reyes no es más que el preludio del mejor libro de la saga, Tormenta de espadas, que, debido a su longitud, se adaptará en las temporadas tres (primavera de 2013) y cuatro (primavera de 2014). Así que, teniendo en cuenta lo que se nos viene encima, lo visto hasta ahora es muchísimo mejor de lo que podíamos esperar. Pero ahora sí, empieza la guerra.

 

Joanma Tena

 

_____

Tráiler

Anuncios