Imagine que con 28 años se queda sin trabajo, sin novia y sin piso. No tiene más remedio que volver a casa de sus padres. A priori, siente pánico, pero luego empieza a pensar que quizá no esté tan mal eso de tener el desayuno preparado, la ropa lavada y un poco de compañía antes de irse a dormir. Pero, de repente, vuelve a sentir palpitaciones, malestar y un sudor frío: se acaba de acordar que su padre no es un viejecito adorable, sino un médico jubilado de 72 años especializado en medicina nuclear, huraño y deslenguado que no dudó en decirle cuando tan sólo era un bebé:  “¿Te ha parecido duro? Pues si la guardería te está estresando, tengo muy malas noticias respecto al resto de tu vida”.

Justin Halpern siempre había creído que su padre era una mezcla entre Aristóteles y Churchill y cuando se vio obligado a volver a casa de sus padres con casi 30 años, decidió abrir una cuenta Twitter titulada “Shit my dad says”, donde utilizaba los 140 caracteres disponibles para compartir algunas de las lindezas de su padre, Sam.

Al principio, le seguían algunos amigos de Justin que lo conocían y reían con las anécdotas que explicaba, pero poco a poco los twits fueron reenviándose y la verborrea de su padre se convirtió en todo un fenómeno en la red. Hoy día, su página de Twitter cuenta con más de dos millones de seguidores y la cadena CBS emite una serie basada en su historia, con los actores William Shatner (el capitán Kirk en Star Treck) y Jonathan Sadowski como protagonistas.

Justin ha declarado que aceptó la oferta de publicar este libro porque creía que con los twits, la figura de su padre había quedado algo desdibujada y quería demostrar que, “a pesar de tener muy mala leche, es un hombre que se desvive por su familia”. Y así es, mientras leemos estas chorradas, es inevitable reír a carcajadas por las ocurrencias de este señor, pero también notamos, desde las primeras páginas, que su único objetivo es transmitir sus sólidos valores a sus hijos: el agradecimiento, el valor, la superación, el amor por la familia, el respeto por los animales, etc. Eso sí, con una forma un tanto peculiar de hacerlo.

Algunos ejemplos. Sobre los jóvenes modernos: “¿La gente de tu edad sabe peinarse? Parece que se les hubieran subido dos ardillas a la cabeza y se hubieran puesto a follar como locas”;  su opinión sobre la habitación de su hijo: “¿Por qué tienes en la pared un póster de dos personas follando? Puede que cuando seas famoso este tipo de mierdas resulten graciosas, pero, ahora mismo, lo único que transmite es ‘Este tipo no se acuesta con nadie. Nunca’; cuando asistió al Festival de Cine Universitario en el que se estrenó el primer corto de Justin: “Lo he disfrutado mucho. Sí, coño, claro que sé cuál era el tuyo. Era el del coche. Pues… mierda, pensaba que ése era el tuyo así que he salido de la sala en cuanto ha acabado. No me toques las pelotas, este festival es como que te hagan un examen de próstata de tres horas”.

Patricia Tena

________

Así es la serie

________

Las chorradas de mi padre / Justin Halpern / RBA Editores / 1ª edición, enero de 2011 / Trad. de Víctor García de Isusi / 172 páginas / ISBN: 9788498678970

Parides del meu pare / Justin Halpern / Edicions La Magrana / 1ª edición, enero de 2011 / Trad. d’Ernest Riera / 144 páginas / ISBN: 9788482649634

Anuncios