Pasan las décadas y a la literatura japonesa le sigue interesando el tema del suicidio. A las letras niponas y a los millones de lectores en todo el mundo que esperan impacientes otra historia de jóvenes que deciden acabar con su vida, insatisfechos del mundo que les rodea. Mucho antes del Tokio blues de Haruki Murakami (novela que para muchos significó la primera toma de contacto con los libros del país oriental), el camposanto estaba lleno de personajes japoneses que abandonaron sus novelas antes de llegar a la última página. Algunos incluso de carne y hueso, como los escritores Yukio Mishima, que se suicidó mediante ritual, u Osamu Dazai (ambos, por cierto, publicaron el mismo año, 1948, sus novelas más conocidas, Confesiones de una máscara e Indigno de ser humano, respectivamente).

El argumento de Kinshu: Tapiz de otoño, de Teru Miyamoto, es parecido al de todas esas novelas, pero a la vez es diferente. En este caso la muerte no aparece de forma tan palpable a lo largo de la novela, aunque cada página respira pesar, desánimo… y ese paisaje otoñal que al principio se muestra muy detallado se acaba perpetuando a través de las palabras de los dos protagonistas. El otoño deja de ser el de las hojas que caen de los árboles para convertirse en el de los sentimientos aquejados por la falta de alicientes.

Yasuaki y su esposa Aki se separaron cuando él casi muere en una pensión a manos de su amante. Años después, los dos se encuentran por casualidad, lo que dará a pie a un corto intercambio de cartas para ponerse al día de sus vidas y darse las explicaciones sobre lo que sintieron cada uno cuando ocurrió aquel triste episodio. Poco a poco, ambos van dejando entrever lo poco que tienen. Él una nueva esposa a la que no ama demasiado, ella un marido infiel. Pero cada uno de ellos encuentra una razón para seguir adelante y no tirar la toalla, para seguir luchando y esperar a la primavera.

Kinshu: Tapiz de otoño, que publica Alfabia, contiene los temas capitales de la literatura japonesa, pero también guarda cierta semejanza con el cine del surcoreano Kim Ki-duk: el simbolismo de Primavera, verano, otoño invierno… y primavera, la complejidad de los vínculos afectivos de Hierro 3, la necesidad de encontrar nuevas emociones para afrontar la realidad de Aliento o el sentimiento de culpa de Dream. Este Kinshu es una obra breve y en apariencia sencilla, pero a veces en las cosas más sencillas se mezclan complejas contradicciones con la más honda necesidad de vivir. Y así, gracias a novelas como ésta aprendemos a observar de forma diferente las hojas al caer de los árboles sabiendo que, nuevamente, llegará la primavera. Una lectura estimulante y extrañamente reconfortante.


Oriol Girona

_________

Kinshu: Tapiz de otoño / Teru Miyamoto / Ediciones Alfabia / 1ª edición, marzo de 2011 / Trad. de María Dolores Ábalos / 235 páginas / ISBN 9788493794385

Anuncios