Serie no apta para los seguidores más fieles de los westerns

 

El pasado domingo 6 de noviembre el canal por cable AMC (The walking dead, Mad Men) estrenó al otro lado del charco Hell on wheels en un intento de igualar el éxito de Deadwood, el western que la HBO acabó cancelando, muy a pesar de los fans y de la crítica, por culpa de su elevado presupuesto.

Esta nueva serie made in AMC nos sitúa al final de la Guerra de Secesión que enfrentó a la Unión de los estados del Norte de Estados Unidos con los Estados Confederados de América, formados por once estados del Sur. Hell on wheels cuenta la historia de Cullen Bohannon (Anson Mount, Sólo una noche), un antiguo soldado confederado que decide vengarse, uno a uno, de todos aquellos soldados de la Unión que formaron parte del asesinato de su  difunta esposa.

Con esta premisa nada original, este nuevo western no ofrece mucho más que eso. A pesar de la brillante fotografía y la magistral ambientación, el argumento deja tanto que desear y el primer episodio es tan previsible que la sensación de necesitar ver algo innovador o sorprendente no te abandona durante el visionado del mismo, cosa que nunca, en los 45 minutos que dura el piloto, sucede.

La serie, en cambio, sí que cuenta con algún atractivo extra, aparte de la fotografía y la ambientación, como por ejemplo la historia que hay detrás de la de Bohannon, que es la construcción del primer ferrocarril estadounidense, en donde el vaquero protagonista ejercerá como capataz de las personas negras que trabajan duro en las vías, hecho que nos servirá de excusa para introducir a otros personajes (mucho mejores que el Anson Mount) y nos acercará un poco más a la realidad de la época, pues, después de la guerra, la esclavitud ha sido abolida pero las cosas han cambiado bien poco para los de color.

Esta nueva serie de AMC, que ha triunfado en audiencia, todo hay que decirlo, no está hecha para los fans más acérrimos de los westerns, pues se encuentra en un nivel muy inferior al de las películas de, por ejemplo, Clint Eastwood. Hay peleas entre indios y vaqueros, como tenía que ser, pero tampoco destacan por ofrecer tensión o estar repletas de acción. Esta serie, en definitiva, está hecha para aquellos que no conocen el género y quieren adentrarse muy (pero que muy) lentamente en el mundo de los cowboys del oeste americano.

Joanma Tena

________

TRAILER

Anuncios