Normalmente los diarios no tienen un prólogo. Éste sí. Por dos razones. La primera es que, cuando Manel Haro nos propuso escribirlo para Llegir en cas d’incendi, ya llevábamos un tiempo trabajando en la novela cuyo desarrollo nos gustaría presentar en las próximas semanas. Por eso al principio este diario resumirá el camino recorrido hasta el punto en el que nos encontramos actualmente: cómo surgió la idea, por qué decidimos que la historia transcurriera en la Barcelona de los años cincuenta del siglo XX, cómo y dónde nos documentamos, cómo escogimos y perfilamos a sus protagonistas, de qué modo dimos con una forma de trabajo adecuada a las particularidades de nuestro trabajo…

Porque esta novela, que de momento se titula Don de lenguas, es un proyecto singular y no sólo porque lo afirmemos nosotras. El hecho de que escribamos este prólogo en la segunda persona del plural ya apunta a una de sus particularidades: se trata de una novela a “cuatro manos”. Para ser fieles a la realidad habría que decir “a tres manos”. Porque una de nosotras, Sabine, escribe a dos, en el ordenador, y la otra, Rosa, a mano.

Don de lenguas tiene, entonces, dos autoras. Esto no es especialmente original, hay muchas parejas literarias. Sin salir del género negro-criminal, dentro del que se inscribe nuestra novela, podemos citar a los suecos Maj Sjöwall y Per Wahlöö, los franceses Pierre Boileau y Thomas Narcejac, los italianos Carlo Fruttero y Franco Lucentini o en España a Empar Fernández y Pablo Bonell Goytisolo.

Con esta novela nos inscribimos, pues, en una tradición de escritura a cuatro manos, pero con una diferencia. Don de lenguas está escrita, además, en dos lenguas, español y alemán. Cada una de nosotras escribe en su lengua materna los capítulos y escenas que le corresponden. Esto significa que el manuscrito original será bilingüe, pero no así las versiones que esperamos que lleguen después a manos de los lectores, ya que nos traducimos mutuamente y en el proceso de traducción, pasan muchas cosas, que ya contaremos. Ahí radica la verdadera singularidad de este proyecto literario. Y es la segunda razón por la que este diario empieza con este breve prólogo que termina aquí.

 

Rosa Ribas y Sabine Hofmann

__________

Archivo: Sabine Hofmann todavía no tiene obra traducida en España. A continuación podéis acceder a las novelas de Rosa Ribas.

Crítica de Con anuncio, Rosa Ribas (Editorial Viceversa)

Crítica de La detective miope, Rosa Ribas (Editorial Viceversa)

Crítica de En caída libre, Rosa Ribas (Editorial Viceversa)

Entrevista con Rosa Ribas, sobre En caída libre y La detective miope

Anuncios