ABC estrena una serie que recupera cuentos como 'Pinocho'

 

El canal ABC (Mujeres desesperadas, Modern Family) ha estrenado un nuevo drama que prometía mucho y que, finalmente, aunque ha estado bien, no ha sido para tanto. Pero, aun así, destaca por la originalidad en su argumento, que mezcla dos mundos: los cuentos de hadas que todos conocemos, como el de Blancanieves, Bella Durmiente o Pinocho, con la “cruda” realidad. Y digo cruda porque, en la serie, los cuentos tienen finales felices y el mundo real no.

A grandes rasgos, Once upon a time nos cuenta la historia de Emma Swan (Jennifer Morrison, House), una mujer solitaria a la que, un día, se le presenta un niño, muy aficionado a los cuentos de hadas, que dice ser el hijo que diez años atrás dio en adopción. Este le pide que le acompañe a su casa, en Storybrook, y que le libere de su madre adoptiva. A su vez, la serie nos muestra un mundo paralelo en el que, durante la boda de Blancanieves, la malvada madrastra advierte de una maldición en la que todos los finales felices serán eliminados. Es aquí donde se juntan ambos universos, ya que todos los personajes de cuento son enviados posteriormente a Storybrook, olvidando su verdadera identidad. Según Henry, el niño protagonista, sólo Emma puede salvarles de esta maldición.

El principal problema de Once upon a time (que se traduciría como “Érase una vez”) es que es una serie muy difícil de criticar, positiva o negativamente, sólo con el visionado de un episodio. El piloto ha sido rápido y muy bien argumentado, pero es imprescindible ver cómo avanza la trama, si evoluciona o no, durante el resto de la temporada. Aun así, es realmente entrañable ver juntos en un mismo lugar a Pepito Grillo, la Madrina de Cenicienta o Caperucita. Además, los efectos especiales rozan el sobresaliente, algo totalmente inesperado, al menos para mí, y es muy divertido jugar a captar la gran cantidad de guiños a los cuentos de hadas que hay en el mundo real, como el hecho de que la madrastra de Henry tenga manzanas rojas en casa o que, al final del episodio, se mire al espejo con tanta prepotencia.

Lo cierto es que la ABC cuenta con un gran respaldo en este proyecto, y es que corre de la mano de dos productores de Lost (del mismo canal), Adam Horowitz y Edward Kitsis, y puede que este gancho haya sido uno de los causantes de su gran éxito de audiencia en los Estados Unidos, cerca de los trece millones de espectadores. La seguiremos, pues puede ser un gran descubrimiento, pero igual de fácil lo tiene para caer en desgracia muy rápidamente.

Joanma Tena

________

TRAILER

Anuncios