La serie queda lejos de ser una copia de 'Mad Men', aunque también refleja parte de la vida americana de los años 60

Mucho antes de estrenarse ya se le tachaba de “intento de copia de Mad Men” por el hecho de estar ambientada en los años 60 y repleta de mujeres inteligentes y hombres “perfectos”. Además, su premisa no parecía prometer nada más allá que una simple serie de azafatas, es decir, que podía acabar convirtiéndose en una especie de Mujeres desesperadas, llena de envidias y chismorreos, pero en el aire. Y no ha sido así en absoluto. El episodio piloto de Pan Am ha triunfado no sólo entre la audiencia sino también entre la crítica. Por suerte, la gente le ha dado una oportunidad, gracias, seguramente, a estar protagonizada por Christina Ricci, y es que ahora está muy de moda entre los actores de Hollywood protagonizar alguna serie, que son el cine del nuevo siglo. Y todos nos hemos llevado una grata sorpresa.

Pan American World Airways, que ya no existe (quebró en 1991), fue la aerolínea internacional más importante de los Estados Unidos desde 1930 y vivió su máximo esplendor en los 60, en los que se ambienta la serie. El show nos muestra, ante todo, cómo era para las azafatas de Pan Am, que siempre tenían que ir perfectamente vestidas bajo el riesgo de perder su trabajo por una simple carrera en la media, llevar sus complicadas vidas y parecer mujeres perfectas y sonrientes durante los vuelos e incluso ante la prensa. Pero esto es lo que ya conocíamos del argumento de Pan Am, y hay mucho más. Tras esta historia principal se ocultan tramas de espionaje, infidelidad, arrepentimiento y mucho más, regalándonos 40 minutos perfectos del que quizás sea el mejor estreno de esta temporada de otoño 2011 (con el perdón de New girl).

Quizás la única pega que se le puede poner a esta nueva serie es que abusa demasiado del flashback en su primer episodio para que conozcamos el pasado de las protagonistas y, en mi opinión, sería mucho mejor ir conociéndolas poco a poco, ya que saber todo de ellas desde un principio puede crear una sensación de incertidumbre respecto al futuro de la serie, el cómo continuará y el qué se inventarán para que sigamos viéndola. Aun así, me atrevo a recomendar Pan Am con la seguridad de que no dejará a nadie indiferente. Y no, no es ni intenta ser una copia de Mad Men, digan lo que digan. Para eso ya está The Playboy club.

Joanma Tena

_______

TRAILER

Anuncios